jueves, enero 27, 2022

Un proyecto pionero para detectar y paliar la soledad no deseada en las personas mayores en Andalucía

No te pierdas

Ministro de Igualdad, Política Social y Mediación, Rocio ruiz, presentó este viernes un proyecto pionero de detección, tratamiento y mitigación de enfermedades en Cádiz soledad no deseada en las personas mayores Andalucía. El protocolo es el único documento de la comunidad autónoma que no ha tenido una única herramienta para combatir este problema, que se está convirtiendo en una de las nuevas epidemias del primer mundo.

La consejera ha explicado que “el principal objetivo de este protocolo es romper el aislamiento y la soledad no deseada que viven muchas personas mayores andaluzas, favoreciendo la promoción envejecimiento activo y mejorar la calidad de vida y el bienestar mental ”. Se trata, agregó, de uno de los ejes involucrados en Plan Estratégico de la Tercera Edad de Andalucía 2020-2023, que fue adoptada el año pasado, 20 años después de que la ley lo requiriera. “Así, este Gobierno ha puesto a las personas mayores en el centro de la política, aprobando un plan muy ambicioso a partir del cual ya estamos desarrollando medidas y propuestas como este protocolo contra la soledad no deseada”, puntualizó el consejero.

Protocolo, que está destinado a personas más de 55 años, busca involucrar tanto a la administración pública como a los agentes sociales desde una perspectiva local, en cada municipio, barrio, distrito o distrito. En ese sentido, agentes de la familia, barrio, proximidad (como comercios, gimnasios, transporte público …), sociales, sanitarios, farmacéuticos, asociativos, recreativos, etc. se consideran «claves» para detectar la soledad no deseada, el trabajo o la seguridad (donde se ubican las fuerzas y órganos de seguridad del estado, protección civil …).

Rocío Ruiz aseguró que la Junta de Andalucía tiene “un reto muy ambicioso, y que no es más que recuperar relaciones de proximidad y proximidad que siempre han marcado el carácter de los andaluces. “En ese sentido, señaló que ‘queremos construir un sentido de comunidad para abordar un problema grave como la soledad no deseada’.

Tablas de radar para detectar la soledad

El proyecto consta de tres fases, además de otras medidas transversales que se desarrollarán paralelamente a la implementación del protocolo, para que la intervención sea continua y sostenible en el tiempo. En la fase inicial, que debe comenzar en enero, se crearán y constituirán dos estructuras: Comisión técnica para la soledad no deseada, que estará integrado por empleados de la Dirección General de Mayores del Departamento de Igualdad, Política Social y Mediación, y placas de radar.

La comisión técnica desarrollará y promoverá el plan implantación territorial protocolos para detectar la soledad no deseada, así como evaluar e informar sobre su aplicación y funcionamiento de las placas de radar. Se reunirá al menos una vez cada dos semanas y tendrá un papel de coordinación en este proceso.

Las mesas de radar estarán formadas por representantes servicios sociales comunitarios, centros de salud circundantes, centros de participación activa, ayuntamiento (a través del área de competencia de personas mayores) y organizaciones del tercer sector. Cuando las tablas detectan un posible caso de soledad, se activa la fase de implementación del protocolo, que incluye su activación.

En este sentido, puede ser el propio anciano, un familiar o un amigo, actores clave en el área de trabajo o un profesional de la mesa de radar que la active, trasladando la situación a las entidades que integran la mesa ya sea de forma oral, por escrito o vía línea de ayuda para personas mayores de la Junta de Andalucía, la 900,858,381. Luego, el protocolo estableció que la evaluación se realizó mediante la recopilación de información a través de una visita al hogar o residencia de la persona. Una vez recopilada esta información, se elabora un informe que debe estar en un plazo máximo de un mes desde el momento en que se descubre la situación.

Plan de intervención individualizado

Si el informe confirma que la persona se encuentra en una situación de soledad no deseada, se activa la siguiente fase del protocolo, es decir. intervención, que incluye la implementación del Plan de Intervención Individualizado (PII). Este plan debe ser abordado y consensuado con la persona mayor, como parte activa del plan, y bajo criterio de profesionales y concluirá con una propuesta de intervención que deberá definirse dentro de un mes. Entre los recursos que se pueden ofrecer para paliar la situación de soledad no deseada se encuentra acompañamiento presencial o telefónico, programas de voluntariado, centros de participación activa o programas de envejecimiento activo.

También hay Medidas en función del grado de dependencia de las personas., como servicios de ayuda a domicilio o atención remota. Los distintos programas de vivienda compartida que pueden ofrecer las administraciones, así como otros programas de ocio y turismo, son algunos de los recursos para afrontar esta situación. Este plan será monitoreado y controlado durante el período inicial desde un año, luego de lo cual se evaluará si la situación persiste o se mitiga.

El protocolo incluye otras medidas transversales que se tomarán en diferentes etapas, como la creación de mapas del área de trabajo, que incluirán a todas las entidades públicas y privadas involucradas en la delimitación de puestos de trabajo. mesa de radar, desde bibliotecas, bomberos, centros de adultos, hasta asociaciones de ancianos, vecinos, centros o servicios residenciales e instituciones como farmacias, supermercados, fruterías, peluquerías, iglesias …

Como medida transversal, reclutar un «agente comunitario» Crear una red que pueda ayudar a brindar información para detectar y reportar posibles casos de soledad no deseada entre las personas mayores de la zona. Además, se tomarán acciones comunicación y conciencia para ampliar este proyecto.

Soledad en números

La población andaluza se enfrenta a dos importantes retos, por un lado caída de la tasa de natalidad y, por otro lado, envejecimiento progresivo, lo que provocará que un tercio de la población sea mayor de 65 años en el horizonte de 50 años, según la Proyección de Población de Andalucía y Provincial 2016-2070 publicada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), con retos para mantener el Estado de bienestar, pensiones y modelo de envejecimiento activo.

La distribución por edades de la población andaluza corresponde a un patrón regresivo propio de territorios antiguos con tasas de natalidad y mortalidad bajas, en el que el grupo de edad personas de entre 65 y 84 años (1.385.104 personas en Andalucía, 17,69% del total), es superior a la población más joven (menos de 14 años, 15,25%), especialmente por la mayor proporción de mujeres mayores frente a mujeres jóvenes (18,3%) frente al 14,8% ).

De acuerdo con él Un estudio sobre la soledad no deseada en personas mayores de 55 años en Andalucía, elaborado por la Consejería de Igualdad, Política Social y Conciliación, el 47% de los andaluces mayores de 55 años se encuentra en una soledad no deseada. La sensación de soledad aumenta con la edad, y es especialmente preocupante después de los 80 años. Además, el 15% se encuentra en riesgo de aislamiento social, que está aumentando entre los grupos de mayor edad como consecuencia de la ruptura o pérdida de una red de amigos y una menor frecuencia de contactos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =

Ultimas Noticias

Jordan, jugador del Sevilla hasta 2027 | sevilla fc

Ha jugado 129 partidos hasta la fecha, anotando cinco goles y dando once asistencias. ...

Mas Noticias como esta