lunes, enero 24, 2022

El nuevo protocolo estandarizará y especificará los procedimientos de acogida

No te pierdas

La Junta Directiva, a propuesta del Ministerio de Igualdad, Política Social y Mediación, aprobó la implementación protocolo estandarizar los procedimientos y pasos a seguir en orfanato como alternativa a la protección de los niños que, por diversas razones, deben ser separados temporal o definitivamente de sus familias de origen. Este documento proporcionará buenas practicas diversos profesionales implicados en el proceso de crecimiento en Andalucía, y marca las pautas a seguir por los menores, las familias biológicas y las familias de acogida, siempre a favor del interés prioritario de los menores.

El número de acogimientos familiares, que se ha ido fortaleciendo a lo largo de los años, es convivencia e integración de un niño o niña en una familia, extendida o extranjera, cuando deba ser separado o separado temporal o permanentemente de las personas que ejercen la patria potestad o tutela. Puede formalizarse tras una declaración de abandono de un menor o mediante la contratación de un tutor voluntario, judicial o temporal.

Es, además, una medida de protección solidaria con los niños y sus familias biológicas, ya que evita su estancia en centros de protección de menores y les brinda la oportunidad de desarrollo familiar y de mantener vínculos con padres, hermanos. . Algunos valores fueron recogidos y desarrollados en la Ley 4/2021, de 27 de julio, de infancia y adolescencia en Andalucía.

Por regla general, pionero en señalar el entorno familiar como el más adecuado para el adecuado desarrollo físico y emocional de los menores, el artículo 45.3 establece que, si no es posible la reagrupación con la familia de origen, alternativa a través de la medida de integración familiar que mejor se adapte a sus necesidades. Y, de no existir una alternativa familiar sostenible, se adoptará una medida de cuidado residencial, que asegurará que sea temporal y por el menor tiempo posible, siempre subordinado a los intereses de la niñez y adolescencia.

Asimismo, en el artículo 108, la norma andaluza prevé que No se contratará el alojamiento de niños menores de trece años, salvo que no sea posible una alternativa familiar, en ese caso, no puede durar más de tres meses para los niños menores de siete años, ni seis meses para los mayores de siete, y las acciones encaminadas a su integración en el núcleo familiar deben ser una prioridad en esos períodos.

Descripción del procedimiento

Al tratarse de un trámite complejo, en el que intervienen numerosos expertos de distintas especialidades, la Dirección General de Infancia entiende que es necesaria una adecuada y completa descripción del trámite a seguir, así como de cada una de las funciones de los intervinientes. una herramienta que facilitará el trabajo a los profesionales.

En este sentido, el protocolo aprobado incluye cada etapa del proceso, con las correspondientes indicaciones técnicas, así como, en su caso, modelos de documentos a emitir y alcance de trabajo a monitorear. Esto proporciona más homogeneidad acción, ya que deben ser similares por diferentes expertos y provincias, y se ha logrado el objetivo de garantizar un buen ejercicio profesional, compatible con la flexibilidad y personalización necesarias para cada caso concreto.

Tareas de servicio de soporte

Las pautas contenidas en el protocolo son el resultado de la práctica y la experiencia en esta área. Es una herramienta que se verá enriquecida por el trabajo futuro.

El nuevo protocolo confirma que se trata de un proceso complejo, en el que, junto a expertos del Sistema de Protección a la Infancia del Departamento de Igualdad, Política Social y Mediación, también trabajarán expertos. Servicios de apoyo para el cuidado de crianza (SAAF) a través de conciertos sociales con este ayuntamiento.

Algunos son servicios de apoyo especializadosPor la especificidad y complejidad de los temas a abordar, que requieren especialistas en este campo. Son también globalmente, porque sus actividades están dirigidas a los menores del sistema de protección, familias adoptivas y biológicas, así como a su entorno social. Finalmente son multidisciplinario, al estar integrados por profesionales con experiencia en acogimiento familiar e intervenciones familiares en el ámbito psicológico, social y educativo.

En ese sentido, el protocolo aprobado ahora define posibles diferentes tipos de acogimiento familiar, fijando sus metas y requerimientos familiares, edad del menor y duración. Y estandariza todo rendimiento realizado por los profesionales implicados, especialmente desde los servicios de apoyo.

Así, se detallan los objetivos de las acciones encaminadas a incrementar el número de familias disponibles para acogimiento familiar y los contenidos de las jornadas informativas y formativas para aquellas familias ofertadas en acogimiento familiar, entrevistas e informes psicosociales necesarios para la valoración. de las familias mencionadas.

Pautas de evaluación

El protocolo también establece directrices para la evaluación familiar y juvenil regular la convivencia de facto o modificar las medidas de integración familiar con la misma familia de acogida. También incluye acciones a tomar en cooperación con los expertos del sistema de protección en la preparación de los menores para una medida familiar alternativa o de reintegración familiar, así como en la elaboración de un plan de reunificación propuesto, teniendo en cuenta a todos los actores del proceso (menores, familia biológica, acogimiento familiar). familia y profesionales).

El documento también establece Pasos supervisar y evaluar la reagrupación de menores y familias de acogida, elaborar informes y, en su caso, propuestas de funciones tutelares. De la misma forma, estandariza los procedimientos para que estos equipos de apoyo controlen y supervisen las visitas de los menores con miembros de su familia biológica y desarrollen programas de apoyo y acompañamiento durante el acogimiento familiar con el fin de optimizar los recursos (tanto para la familia). y menores), como programas específicos para evitar situaciones que pongan en riesgo el desarrollo de medidas de integración familiar.

De la misma forma, el nuevo documento establece formalidades monitorear la intervención y mediación en posibles conflictos entre familias de crianza, menores y familias biológicas y concluir el cuidado de crianza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 − dos =

Ultimas Noticias

La gran fortaleza de LaLiga Santander

Tras sumar un punto en una amarga pugna con el Celta, los sevillistas vencieron al Rayo y mantuvieron la...

Mas Noticias como esta